PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Nuevo restaurante L´Italiano la bella Italia en Puerto del Carmen

Situado en la Avenida de Las Playas, nace con vocación de cambiar conceptos./Vea la galería de imágenes

 

  • Fernando Núñez
  • Fernando Núñez



  • Con un rótulo que más parece el nombre de un largometraje de Luchino Visconti que el de un restaurante, “L Italiano” podía haber sido perfectamente el título de alguna de las películas Neorralistas, del creador de Il Gattopardo.

     

    Nace con vocación de cambiar conceptos, de dejar atrás los criterios más clásicos, de lo que estamos acostumbrados a ver en las islas en restaurantes de este tipo y crear algo más moderno en cuanto a continente y contenido. Rompe con los tópicos de la oferta más repetida y machacada de las decenas, cientos de locales (ojo, que algunas honrosas excepciones también tenemos, las menos), que ofrecen una mal interpretada cocina-tradicional-italiana- que aburren hasta la saciedad.

     

     

    Cesar Ruíz, chef ejecutivo del grupo, aprovechó sus vacaciones para viajar a Italia cerca de un mes y volvió ya con la carta hecha. García apunta “no tocamos nada, como la trajo la pusimos. El cliente ha acogido muy bien la nueva carta y las opciones más originales que les planteamos".

     

    Ofrece una cocina muy bien trabajada, que nos atrapa con cada uno de los platos. Nos invita a adentrarnos en el variado y abundante recetario italiano, autenticas recetas que definen la gastronomía y peculiaridades de cada región, con las que el consumidor o cliente no está tan familiarizado. Sorprende en cada uno de los aparatados de la carta, con propuestas modernas, revisadas y puestas al día.

     

     

    Entre los antipasti destaca por su sabor y buen hacer, el “Vitello Tonnato”, uno de los platos que realizaba con destreza y naturalidad la gran diva Sophia Loren y que Cesar realiza con acierto. También hace un hueco en este apartado a los quesos de la isla con el plato de “queso de cabra de Lanzarote en carroza”, un empanado crujiente de queso con salsa di Roma (miel, mostaza dulce y mayonesa a partes iguales).

     

    La pasta se hace toda a diario y se sirve en diferentes apartados de la carta: gratinados, pasta fresca, pasta rellena y pasta seca. En esta primera ocasión, me decanté por el “Fagotini de queso y pera con salsa de crema de brócoli, nueces y parmigiano”, delicioso, una gran sorpresa que aconsejo sin duda. Seguido, “Raviolis de salmón con ragú de calamares y langostinos”, otra pasta para nota.

     

    Visten la carta pescados frescos con peso específico: merluza a la Fiorentina; dorada al Cartofo; salmón a la Veneciana y bacalao Caponata con salsa Siciliana

     

    Los carnívoros dudarán y disfrutaran sin duda ante las 14 propuestas, que reflejan una importante diversidad tanto en carnes como en preparaciones: pato con setas a baja temperatura; escalopines a la Pizzaiola o al limón, Saltinbocca a la Romana; Ossobuco a la Italiana; Pierna de cordero al romero; pierna de cochinillo a la salvia; tiras de solomillo a al vino de Marsala, además de solomillo o entrecot de vacuno al grill.

     

    L´Italiano, además de las clásicas pizzas preparadas con su masas y tomate casero, sorprende en carta con una selección de “Pizzas Gourmet”, en las que destacan productos como el Foie gras con demiglas, manzana verde, rucula, y queso de cabra;  “La Matador”, que lleva guiso de rabo de toro; o la “Reina de Otoño”, elaborada con mortadela de trufa, boletus edulis y trufa, entre otros ingredientes.

     

    En los postres, como dicen, para gustos colores. Me decanté por el “Cannoli Siciliano”, son los dulces más conocidos de Sicilia, típicos del carnaval. Consisten en una masa frita crujiente en forma de cilindro rellenos de crema de ricotta, cascaras de cítricos confitadas y frutas escarchadas. Es un dulce extendido por todo el país. Todo el menú acompañado de vinos italianos: Blanco Pinot Grigio Cormóns, D.O.C. Fruli Isonzo y tinto Tomassi, D.O.P. Valpolicella.

     

    En general hay muchos guiños al producto local, Felo y Cesar,  hacen hincapié en la importancia de “los productos locales, intentamos trabajar siempre con gente de la isla, todas nuestras verduras, las de los tres restaurantes son todas de producción ecológica. Los quesos en la mayor parte posible también trabajamos con los nuestros.

     

    El local es rectangular, completamente diáfano y sin columnas. Al fondo deja ver una cocina inmaculada, completamente abierta al comedor y sin cristales, ya que cuenta con un ingenioso sistema de extracción que inyecta continuamente aire fresco y recoge aire caliente, crea una cortina de aire fresco que impide que ningún olor pase a la sala, que ningún olor se impregne en la ropa.

     

    Es una gran terraza abierta completamente, con todas las mesas posicionadas al frente lo que permite a los comensales disfrutar de unas excelentes vistas al mar en primera línea. Una sala que muestra un cuadro natural del sol reflejando su energía en el Atlántico.

     

    La decoración es fresca, con un punto medido de finura y elegancia, pero nada sobresale, a la vez sobrio y discreto. Tanto Felo García como su mujer Gill Middleton, se han inspirado en numerosos viajes para crear un ambiente en el que el cliente en general, se sienta cómodo y bien atendido.

     

    Los detalles son los que van marcando mi atención, vajilla a de la casa Churchil, una cubertería elegante y novedosa. Durante el día  se disfruta de un sol radiante, luz natural. Por la noche cuenta con una iluminación que baña de luz las paredes desde abajo hacia arriba,  sin necesidad apliques en la pared, que se completa con conjuntos de  lámparas led de Filamento Vintage. Verlo de noche es también todo un espectáculo.

     

    Se está cambiando mucho la arquitectura y distribución de los restaurantes con decoraciones más modernas y minimalistas, con una estudiada iluminación.

     

    Es un restaurante que hay que verlo y probarlo.